jueves, mayo 17, 2007

...a 14 horas lejos de casa

El miedo apretando la cabeza provoca cierto tipo de asfixia que impide respirar de un modo relajado, la idea de que en cualquier momento un solo impacto pueda terminar con todo, saber que restan demasiadas cosas pendientes por hacer, metas por cumplir, sueños por crear...

Un "viajecito" que luego luego se alarga haciendo que el regreso no sea algo esperado; se vuelve imprescindible pensar que hay algo aún más grande afuera que no necesariamente está esperando que lo encontremos

"Hacer las cosas de tal modo que no te arrepientas después", ser fuerte y firme en el momento exacto, saber al menos controlar las emociones si no se intuye exactamente el modo de "reaccionar"

Ya parece algún tipo de párrafo de esos libritos de "autosuperación", creo que el no tener internet por ya dos meses o más me está afectando más de lo necesario... en fin.

Pasaba por aquí...

4 comentarios:

Ludovico dijo...

volvere mas tarde, despues de procesar el post

Itoitz dijo...

Es cierto; en un solo impacto puede desvanecerse todo.
En ocasiones he estado lejos de mi espacio vital, y a pesar de empastar bien con el nuevo entorno he necesitado la quimica de mi mundo.
Cuanto tiempo sin asomar por aqui!
Un abrazo.

Hiscariotte dijo...

El arrepentimiento siempre es opcional, siempre; y al fin de cuentas en un plazo máximo de un año calendario te estarás riendo de lo que ahora te aturde. Just b-happy.

Un abrazo Joy; como dijo Björk: the pleasure is all mine.

Darth Croxus dijo...

Lo peor del fracaso es jamás haberlo intendado. Hay que vivir como si fuera el último día. Así dicta el código samurai, y así me rijo.