jueves, marzo 10, 2011

Dudando

Fire

Hoy estaba recordando que quizás hace un año, (no sé, no acostumbro tomar el tiempo de las cosas que ya pasaron); estaba desesperada por el diagnóstico de dos pequeños tumores en mi tiroides, estaba angustiada sin querer saber mucho de nadie, encerrada y sin ánimos de nada.

Recordé que al ir donde el oncólogo-cirujano, me mandó a hacer un examen de sangre, cuyo resultado anunciaba que yo por poco y tenía metástasis y entonces debían "estabilizarme" en menos de un mes y operarme casi enseguida!
Que cuando fui a Solca me trataron a la patada, la endocrinóloga me trató como si yo no fuera humana sino un robot, sin sentimientos, y casi ni me examinó; las largas filas y madrugadas para conseguir turno y que finalmente me traten mal...
En cambio, cuando fui al endocrinólogo, al ver esos exámenes, casi no les paró mucha bola, me dijo que esté tranquila, que "no tienes nada", y pese a que los exámenes decían otra cosa, le puse toda la fe del mundo a éste doctor.

Me acordé cuando fui donde un señor-escritor, que sana con las manos, yo no salí tan convencida de ahí, lo admito, aunque si me sentí muy bien durante la "sanación" y cuando terminó la sesión; tenía que volver pero tuve dificultades, luego siguió pasando el tiempo y no volví más.

También me acuerdo que fuimos de paseo al Eje Cafetero en Colombia y que frente al Señor de los Milagros, en la Iglesia donde lo tienen, en Buga, específicamente, yo hice una promesa.

La tal misa de sanación en el puente tres de la Autopista General Rumiñahui... semejante tontera, me sentí muy mal ahí adentro, se sentía hipocrecía por todas partes, la gente me miraba feo porque fui con una blusa de tirantes :S oseaaa, yo jamás acostumbro enseñar casi que nada cuando me visto y ahí apenas si se veían mis hombros y menos de media espalda, pero me criticaron igual "para venir a la Iglesia era que se ponga algo más decente" ¿ah?, si, así tal cual leyeron... pendejas! Y se dicen las muy religiosas, como no, y no hacen más que estar criticando y fijándose en boberías!.

Luego, meses más tarde, agosto o septiembre, vino una chica que es medio amiga y es muy creyente en los ángeles y sus energías, fuimos a La Iglesia de las Lajas, en Colombia, y subimos a la estatua de San Miguel Arcángel, y ella lo invocó para que de igual manera me sanara y se llevara toda enfermedad de mi cuerpo...

Y entonces me pongo a pensar a veces, ¿quién me sanó?, ¿quién hizo desaparecer esos dos tumores de mi tiroides? ¿Fue realmente el Señor de los Milagros o fue éste otro personaje que cura con las manos o la chica de las energías? seguro la tal misa de sanación no fue... es decir, es como si me hubiera encomendado a todo el mundo y la verdad, cuando me dijeron que los tumores ya no estaban, no supe a quién agradecer. Obviamente lo primero que dije fue "gracias Dios", pero la verdad se me hace rarísimo que me den vuelta en la cabeza aquellos otros dos personajes.

Quizás fueron los tres, más seguro el uno, han de decir los más creyentes, jejeje.

El punto es que ya no tengo esos tumores, y que, aunque ahora no soy tan creyente ni devota como lo fui años atrás, voy a cumplir mi promesa. Seguramente cuando llegue la hora tendré los recursos y tiempo para hacerla realidad y ahí les contaré, tengo al menos cuatro años para eso ;)

Hay personas más importantes en qué pensar ahora. Me gusta sentirme saludable, tranquila y sobretodo contenta por todo el presente que estoy viviendo. El resto, ya quedó para cuento.

5 comentarios:

David Nicolalde dijo...

me alegro por vos, espero q desde ahora seas muy feliz, por acá seguiremos con nuestra lucha personal, jijijiji

So dijo...

es que no importa quien te hizo el milagro, lo que importa es que la angustia se haya ido, que estas ahora contenta y con nuevos planes.
Se lo puedes pedir a varios santos, a intercesores, al final, si crees en dios, es un único dios el que ampara.
A mi me gusta la fe, sabes? me gusta porque es un ejercicio de voluntad, y cada vez que camino por las calles contenta, satisfecha de mi vida, de las cosas que me pasan, de la gente que me ama, y siento rico el airecito en mi rostro, agradezco a ese único dios, que no necesita que yo vaya a verlo todos los domingos ni que le rece cada noche.

Kodama San dijo...

Nko!!: Qué lindo verte por aquí aunque sea, jejeje. Creo que esa "lucha personal" no se ha de acabar nunca, y es que los que ya no luchan es porque están dos metros bajo tierra. Un abrazote!!

So: Si, eso es cierto, pero al haber sido criada de esta manera creo que me va a seguir rondando por la cabeza un tiempo más, esa idea de "¿quién mismo fue el/la responsable?", yo no creo en los milagros... o no creía, ahora mejor es no opino al respecto. Y si, lo importante es que ya de eso estoy bien y aunque siga con la moquera casi todos los días y este dolorsito en el nervio ciático, no es algo que me vaya a matar, jejeje. La fe, la fe... si, eso también pudo haber sido :D

Bernardo dijo...

Me alegro mucho que estés bien!!!!

fgiucich dijo...

Los misterios de la vida que nos hacen pensar y mucho. Me alegro que andes bien. Abrazos.