viernes, abril 18, 2008

mmm...


Qué fácil resultan las cosas cuando uno entiende realmente su origen y parte del rumbo que tomarán; como las Matemáticas, recuerdo que en el colegio no me gustaban, todo mundo en casa creía que era solo que no me gustaban y ya, pero en realidad era porque no podía entender bien de qué se trataba ni cómo "mismo" tenía que hacer para resolver tal o cual ejercicio. Ya en quinto y sexto curso me nació una fascinación rarísima por esta ciencia (entendía todo) y me encantó, en secreto, si mi padre lo hubiera sabido, seguramente me hubiera forzado a estudiar alguna ingeniería donde se aplicara harta Matemática, y ante mi negativa quizás se hubieran dado muchos líos que gracias a mi ingenio y vocación para el dibujo, se evitaron.

Volviendo al tema, aún así, sabiendo y entendiendo las cosas, existen situaciones que nos hacen "despertar" o "dormir", todo depende como queramos vivirlas, y, pese a todo eso, la realidad es algo completamente
inevitable.

2 comentarios:

Jimmy dijo...

Pues a mi no me gustan las matematicas, aunque las entienda me da pereza realizar los ejercicios. Bueno por lo que se un poco de ti eres diseñadora gráfica y eso esta genial. Te invito a visitar mi blog para ver si me puedes dar algunos consejos ;)

Saludos desde la mitad del mundo

Darth Croxus dijo...

Lo inevitable es una de las tantas constantes, pero hasta que llegue hay dos opciones: o lo tomas o lo dejas. Gracias por la visita.