miércoles, septiembre 02, 2009

Cosas que uno cree en la infancia

Cuando era niña creía que en las películas donde salían niños que luego ya asomaban más grandes, los productores y todo el equipo esperaban hasta que en serio el niño creciera, lo cual eran años y ese era el tiempo que se tardaban en terminar la película.

Creía que China quedaba atrás de una montaña que se veía desde la ventana de mi cuarto.

Creía que si deseaba algo con todas mis fuerzas se haría realidad; tanto así que una noche con mis hermanos planeamos amanecer pequeñitos... (gran influencia de la película Querida encogí a los niños); entonces dijimos que nos bajaríamos por el edredón de la cama e iríamos a ver a mi hermano en su cuarto pasando por debajo de su puerta. Mi ñaño hizo algo molesto ese día y le amenazamos que si no se comportaba no le iríamos a despertar cuando nos hagamos pequeñitas. Me acuerdo que hasta rezamos y le pedíamos a "Diosito" que haga que el perro no nos coma y que no nos perdamos en el patio y encontremos el camino de regeso a casa sin problemas.

Creía cuando mi abuelita me decía que "un parajito le contó" las cosas que yo hacía, entonces trataba de hacer ciertas travesuras escondida de los pajaritos...

Creía que mi abuelita se haría chiquita un día, del tamaño de mi muñeca (10 cm), para meterla en la casita de muñecas y jugar con ella... Lo peor era que mi abuelita nos seguía la corriente, decía que si, que ya mismo. La verdad era que nosotras crecíamos y no que ella se encogía!

Creía que el duende me secuestraría en cualquier momento por ser blanca y tener el cabello negro y largo.

Creía que podía lanzarme desde mi ventana con un paraguas y volar como el Inspector Gatget

Creía que un día, en El mundo de Beakman que daba en Teleamazonas leerían alguna de las cartas que enviábamos con mi hermana que contenían alguna pregunta de cómo funciona alguna cosa. No sabía que esos programas no eran para nada en vivo ni actuales.

Creía que podía volar, siempre tuve unos sueños muy extraños donde "disque" volaba y bajaba por la escalera y veía que hacía mi mami y mi papi y ellos no me veían y me iba volando al Cotopaxi, jejeje. Creía en el Ratón de los dientes, dejaba mi diente sobre la mesa del velador que estaba en la mitad de mi cama y de la de mi hermana, y nos amarrábamos las manos con lana, para que, supuestamente el rato que una vea el ratón, mueva el brazo y despierte a la otra y poder ver cómo es. Incluso le hacíamos una especie de "casa" con legos, y dejábamos en la alfombra (único paso hacia la mesa del velador) y siempre decíamos que ese ratón es cieguito porque dejaba destruída la casa cuando iba por el diente. Pobre mi papi que era el que hacía el intercambio del diente por el regalito, jajaja.

Creía en Papá Noel, (no sé porqué hasta ahora en el cielo, cada 24 de diciembre, asoma una luz roja, en la noche), según mis ñaños y yo, ese era el trineo con todos los regalos y los renos y toda la cosa. Aunque ese Papá Noel nunca me daba lo que yo quería! :P

Creía que si me comía la suela de mis botines de la escuela, no me los pondrían nunca más. Es que esos zapatos eran feísimos y no me gustaban para nada, pero no. Siempre los mandaban al zapatero, y ahí estaban de nuevo. Chiii! :P

En general me creía todas las historias de miedo que contaban mis primos y las películas miedosas que veía en la tv; me aterrorizaba en las noches cualquier cosa que pudiera estar bajo mi cama.

Creía que mi muñeca negra que tenía los ojos rojos me iba a matar como Chuqui a su dueño. Con mi ñaña la encerramos en el clóset, eso no me quitaba el miedo, porque mi cama quedaba al lado de éste y me costaba dormir sin imaginar que en cualquier momento saldría a matarme.

Cómo es la infancia ¿no?. A unos les toca duro, no tienen tiempo para imaginar, deben sobrevivir amargamente. Otros, en cambio, tuvimos tiempo para soñar. Ahora creo que los niños ya no le tienen miedo a nada, están acostumbrados a la violencia.

A veces quisiera ser niña de nuevo, solamente para volver a creer que las cosas imposibles... alguna vez se harán realidad.


Y ustedes cuando eran niños, ¿de qué estaban convencidos?

13 comentarios:

Amorexia. dijo...

y quien dice que nada fue cierto?

deshora.








=)

Chaulafanita dijo...

que hermoso post.
Eras una nina adorable. Mi parte preferida la de amarrarse las manos para avisar la una a la otra jajaja que risa ustedes.
Si, yo también algunas veces he querido ser nina de nuevo pero luego me acuerdo de los examenes, de las retadas, etc etc y digo: No. mejor no! :)
Un beso para la nina más bonita de Tulcán! :)

Shaolinuio dijo...

je je je je je que goce EL MUNDO DE BEAKMAN no es en vivo sino es para creer a los niños sobre los experimentos que si lo hice uno de eso de ley me funciono y lo del muñeco Chuky que va eso no me da miedo cuando era niño, solo siempre me daba mucho miedo de los sueños pesadillas eso si me aterro mucho que siempre me escondía debajo la cama y no podía dormir nada y nunca mas volví a ver hasta ahora ya si veo esta medio chiro je je.

Tu foto me recuerda tu carita en nuestra infancia que tu siempre has sido muy goce hasta tus travesuras. Hasta ahora ya somos grandes pero bien madurados :D, me gusto mucho tu post, está bien chistoso.

Raquel dijo...

Jajajajajja... Qué cague!, mientras leía tu mail era como estarte viendo la cara y los gestos con los que cuentas cada cosa. Tienes un aire de inocencia mi loquis que da ternura.

Si me acuerdo que alguna vez me contaste muchas de las cosas q escribes, como lo de la muñeca y además si le conozco, es guapa la negrita. Oye? no será que ella hizo que grite esa noche que dormí en tu casa?...jajajjajaja

Rossy dijo...

EL ratón de los dientes.

YO creía en él como nadie tiene idea.

Me ha emocionado tu post. Eres adorable.

F. dijo...

¡Pero si sigues casi igualita! y no lo digo por la foto jejeje.

Y sí es cierto, tienes mucho de niña y eso me gusta. Esa inocencia que muchos pierden es la que hace que no se pierda lo de ser sincero y directo, entre muchas otras cosas mayormente positivas.

Pero también eres una mezcla rara, una niña aviejada que no puede ni escuchar Nirvana sin decir que son "gritos" :D

JVV

Chaulafanita dijo...

Apoyo a la Kodamita, mismo son gritos o no? jajaja.
Me encantó lo de nina aviejada :) Suena tan romántico! :)))

Kodama San dijo...

Amorexia: Quizás hubiera sido mejor no enterarse nunca si eran ciertas o no :P

Chaulafanita: Gracias!!. Nunca conocimos al ratón que mal jajaja. De ley que lo más feo de la infancia era tener que estudiar para los exámenes!!. Y si oye, semejante ruido esa música, ruido y gritos!! :P

Shaolino: Yo también he estado viendo fotos tuyas en las pgs de la familia, eras un amor de chiquito!. Ahora también pero ya más grande :P

Raquel: Si que era una niña bien "gestuosa y muecuda" Oye, capaz que si fue la guapa de mi muñeca la que te hizo pegarme semejante susto con semejante grito! jajaja.

Rossy: Siii, el ratón de los dientes!! trataba de no dormir para verlo, pero nada! Gracias por lo de adorable! :D

Nego!!: No soy aviejada :( solo soy diferente jejeje. Lo que más me gusta de sentirme aún como algo de niña es esa "capacidad de asombramiento", hay tantas cosas en el mundo que aún me falta por ver!!! y luego que vea te cuento, salvo que me acompañes, jejeje. jvv.

Tamia dijo...

.ohhh que hermoso post.. me encanto! recordé todas las cosas que hacíamos con mi ñaña cuando eramos chamitas... siempre pintábamos las paredes, destruimos cosas y hacíamos otras, nos hacíamos mierda las rodillas, la ropa y los zapatos... hacíamos 'cometas' con algodón (era un pedazo de algodón amarrado con hilo) corríamos como locas pero nunca funciono, luego nos imaginábamos que eran puddles... teníamos unas gallinas y les contábamos cuentos, luego escapaban =( ..mis papas nunca nos hicieron creer ni en papa noel ni en nada parecido, siempre nos explicaron bien las cosas.. lo único que siempre (hasta ahora) dice mi papa es que todo le cuenta un pajarito..jaja todo mal, yo si me paniqueaba de chama. No creo que volvería pero la pase muy bien =P con las películas de miedo nunca me asusté mucho, me parecía una forma divertida para asustar a mi hermana.. =P

Lord Croxus dijo...

Yo escribí algo semejante. Traen muchos recuerdos.

Juan Pilas dijo...

EL RATON DE LOS DIENTES NO ES DE MENTIRA !!

A MI ME DEJABA UN SUCRE

AHORA DEJA UN DOLAR

Kodama San dijo...

Tamia: Gracias! A nosotros no nos dejaban pintar las paredes! si se nos ocurría eso era correazo seguro!! Yo si tenía miedo con esas pelis de terror, me creía todito todito! jajaja.

Croxus: Sip, al final uno como que se olvida las cosas malas, y recuerda solo aquello que le hizo sonreir :)

Juan Pilas: A mí no me dejaba nunca dinero, o bueno, tal vez alguna vez, lo que sí eran esas muñecas con olor a fresa :P

Anónimo dijo...

... yo creia en mi :)

Estas de buena racha con los posts !!!

Slds