martes, junio 01, 2010

Una niña grande

En vista de que hoy es primero de junio, así como para aprovechar la fecha, he pensando en este post: si hay algo que espero nunca cambie en mí es la sensación de ser una niña.

Cachitos

Porque, ya no tendré mi carita de "niña que no rompe un plato", pero todavía me gusta lamer la tapa del yogurt cuando lo abro, o comer ciertas golosinas con las manos hasta chuparme los dedos; a veces hasta sacarme los mocos cuando nadie me ve (si, y apuesto que no soy la única así que ¡no pongan esa cara!); o bajar por la resbaladera a toda velocidad, o treparme al sube y baja (aunque ya no me suban, y solo yo baje, jajaja), o pasar por la escalera china de un lado al otro casi topando el suelo con los pies, o subirme a los árboles solo por la sensación de treparme, o embarrarme los dedos de pintura al pintar, o hasta treparme en esos caballitos que tienen como un resorte abajo y estar de adelante para atrás columpiándome (con miedo de que se parta por el peso)... todavía me gusta subirme a los columpios, aún me hace consquillas en la barriga; aún ahora me gusta entrar a esos laberintos que hay en los juegos, y qué decir de la rayuela!, sigo siendo buena para eso (especialmente para la de los días de la semana), todo es cuestión de conseguir una buena ficha :P Aún me gusta saltar la cuerda; a veces hasta intento de nuevo el juego ese del elástico o piola que era con las manos, pero ya no tengo con quién jugar eso así que no me sale del todo :( Igual ya no tengo con quién jugar el "paramelamano" y cómo adoraba ese juego, no importaba que no ganara siempre, lo lindo era pensar palabras nuevas!; tampoco nadie juega conmigo a las congeladas ni a las cogidas :(

Todavía me encanta andar descalza (aunque ahora si me da moquera), aún me gusta saltar como siete gradas en la escalera en vez de bajarlas de una en una o subirlas de dos en dos. No he perdido tanta flexibilidad de cuando era niña, aún puedo subir la pierna más arriba de la cabeza al dar una patada "karateka"... todavía me río cuando por ahí suena un pedo (aunque esto me volvió desde que me casé, porque donde mi mami ya no me reía, jejeje). Aún me gustan los trabalenguas, y cuando se puede "presumo" el único que no olvidé. Todavía me gustan las cosquillas!! (más hacerlas que recibirlas :P
). Me siguen gustando las mariquitas, las cojo con las manos y les hago caminar por mis brazo como cuando era niña pequeña.

A veces hasta me pongo a cantar esas canciones que enseñaban en la escuela ("María Isabel"); y hasta quiero hallar esa canción que alguna vez escuché en un programa de esos canales no tan conocidos de la televisión ecuatoriana, era una manzana que cantaba "hipo yeh yeh" y el nego se me ríe y dice que yo me lo inventé, y no hay en youtube, pero un día le demostraré que no es invento mío! jejeje.

Todavía no he perdido mi capacidad de asombro, aún sigo siendo la misma (y quizás más) curiosa de siempre, que no se aguanta para abrir los regalos (así los regalos no sean para mí, jajaja, pero éstos los abro con el consentimiento del dueño). Todavía conservo esa inocencia de la que a veces el marido se burla, porque no puede creer lo inocente que es mi cabeza (obviamente no es así siempre, solo en ciertas circunstancias y muy específicas).

Creo que los niños solo viven el ahora, no piensan en el futuro... tienen la suerte de no morirse de iras viéndolo al Correa... jejeje. Esa parte de mí ya no es tan niña, ahora si me preocupa el futuro, pero casi que ya no me amargo la vida por eso. Tampoco me gustan ya los bichos, de niña iba al patio, retiraba uno de los troncos o piedras, y ahí había todo un completo mundo de bichos!, los cogía con las manos, las cuicas, gusanos y lombrices, y luego iba corriendo donde la gallina para que se los coma; obviamente luego mi mami bravísima nos hablaba porque era ella quien tenía que matar a las gallinas, y laven pues, el buche, luego que la gallina se comió cuicas!!. También cogía arañas, mientras más grandes mejor, y les sacaba las patas, me fascinaba ver cómo caminaban en dos patas, una adelante de un lado y la otra atrás del otro, ¡pobres arañitas!, pero qué chistoso se movían! No había nada más lindo que tener un sapo o rana entre los dedos!, esa sensación de que dejaba todo baboooso y de que el pobre quería escapar!.

Definitivamente la infancia fue la mejor época, uno no sabía muchas cosas (a veces, como que el ignorar ciertas cosas a uno lo hacen más feliz)...

Feliz día para todos los que todavía dejan salir a su niño interior, aunque sea de vez en cuando!

9 comentarios:

Analia dijo...

jajajajaja... como me he reido con lo de los mocos... pues que recuerdos uno de niño como dices tu vive mas en el presente y especialmente no se muere de iras con el Correa jeje.... al menos se tiene una buena infancia para recordar... un abrazo Kodamita

Raquel dijo...

Bien Joha!...
Qué bonita infancia.
Feliz día a tod@s ll@s niñ@s!

Chaulafanita dijo...

que post mas bacán!!!
Yo tambien hago esas cosas, algunas mas que otras ( de los mocos y las cosquillas jejeje)
A veces canto canciones infantiles a viva voz (lo malo es que lo hago en la calle!) y mi marido me vé raro :)
También extrano ser la que era. Aunque ciertos rasgos de la infancia creo que nunca se me irán y quien quita que los hijos luego nos las hagan recordar :D
Saluditos Kodamita. Siempre es un gustazo leerte.

Anónimo dijo...

Por el momento la palabra niño me pone nervioso... muy muy muy nervioso.

Slds

xime dijo...

yo si juego pareme la mano!!! jejeje y las palabras que salen ahora son mas chisotosas qeu antes!
eso del sapo en la mano me dio tanto ascooooo buahh odio los sapos...ahh me vomitooo ahh haha

Kodama San dijo...

Analia: Me alegro haberte hecho reír oye!!. Si, una buena infancia es algo que no se debe olvidar jamás :D Un abrazo de vuelta para ti!

Raque: Ya pues, espero que hayas tenido un buen día también, aunque vos ya eres niña más vieja, jajaja :P

Chau: Jajaja, mocosa! y si, qué bacán es hacer cosquillas :D Ya me imagino lo de tus canciones a viva voz, yo ya no las canto en la calle, cierto, he perdido esa "costumbre" antes andaba con el "dixie dixie araña subió a la telearaña...". Seguro que luego los hijos nos harán revivir más la infancia, aunque en el fondo no sé si me de envidia de ellos o alegría, jajaja. Me alegra que hayas pasado por aquí ;)


CD: Eu? y eso? en qué andas vos ve? verás que mi imaginación vueeeeela y ya me hiciste pensar en muchas cosas!! Bota los nervios!.

xime: Oooh, yo ya no he jugado "paramelamano" :( Jajaja, pobres sapitos! no les odies, tan lindos que son :D Y para mí que están x extinguirse, hace años que no veo uno, cuando era niña habían por montones!

Bohemia dijo...

Mi niña interior te saluda con la piruleta en la mano...

Manuel Macou dijo...

Es porque me siento un niño que no re-visito mis fotos antiguas y tampoco me gusta hacerme unas nuevas.

fgiucich dijo...

Nunca pierdas a la niña que llevas en el fondo del alma. Abrazos.