jueves, julio 03, 2008

sobre la vejez...

Cuando yo sea viejita, y ya no pueda valerme por mí misma, y tenga escasa visión o incluso casi no pueda moverme o no pueda bañarme o hasta ir al baño sola... quisiera solamente que el cielo o el infierno me llevaran de una vez... El solo hecho de imaginarme ser una "carga" para los demás es algo que me hace pasita el corazón... parece que los viejitos solo esperaran morirse, o será una impresión mía nada más?

Cuando era pequeña era como si el tiempo no pasara para ellos, tanto para mis abuelitos por parte de padre como de madre; a mi abuelita Piedad le tenía dicho que cuando se haga chiquitita, como mi muñeca, le iba a meter en mi casa de muñecas para jugar con ella, lo peor es que mi abuelita no me decía que eso no va a pasar sino me seguía la corriente, qué decepción que nunca pasó jajaja.
Con mi abuelito Pepe siempre fue una relación medio lejana, ya más bien de "grande" hablamos alguito, y le pido que me cuente cosas de sus viajes, claro que casi siempre me cuenta lo mismo que me contó la última vez, y siempre tiene sus "grandes problemas", aunque más que eso, yo diría que son "temas" si, porque un hombre nunca deja de ser hombre, y se complica la vida por pequeñeces, a eso se suma que él es Arquitecto, de los antiguos, y los "temas" se multiplican por tres. Ambos son abuelitos por parte de madre, son divorciados así que tocaba verlos uno por uno, ambos vivieron y crecieron en la ciudad, Quito y Riobamba o algo así, pero bueh...

En cambio, con mis abuelitos de parte de padre (Abuelito Humbreto y Abuelita Mercedes)... son mis padrinos de bautizo, y son personas humildes, vivieron en una finca cuando eran más jóvenes, osea, campo; mis padres siempre me enseñaron a respetarlos por lo que son, es decir, yo nunca he tenido lujos como para hacerlos de menos como algunas otras personas de mi familia... Este fin de semana los vi, y en realidad fue algo... no sé cómo describirlo, incómodo y extraño, además de la emoción por tenerlos cerca, claro, pero, fue la primera vez desde que se fue mi papi que realmente me fijo cómo están, físicamente hablando, ahora si los vi mas viejitos, y "me hizo feo"... Me dije a mí misma, "no quisiera llegar a eso", es decir, no es que estén acabados, pero, la vejez es como una segunda niñez, hay que estar pendientes de ellos, y porque son mis abuelitos no me molesta, además solo ver sus caritas y sus ojos alegres ya me pone contenta, pero también me asusta... me asusta el tiempo que sigue pasando, las cosas que se perderán, no sé, me asusta que llegue el día en que no los vea ya más...

Quizás fue la primera vez que mi abuelita Mercedes me dio la bendición, y es inquietante su manera de despedirse de mí cada vez que la veo en estos últimos tiempos... como si realmente ya no la fuera a ver jamás... No he perdido a un ser querido en mis 24 años, realmente me asusta...

6 comentarios:

yazmin dijo...

no tendras de que preocuparte, es una cosa que pasa, y el que tu crees que se ha ido, simplemente se adelantara al camino.... no es que jamas lo vulevas a ver, ya he pasado por eso no solo una vez, y apenas tengo 18... hay que verlo de otra manera a la tragica...
pdt: soy la de rosado, gracias por tu comment, y especialmente, mucha suerte a ti tambien

fgiucich dijo...

La vida está hecha de muchas ausencias, a las cuales, poquito a poco, uno se va acostumbrando. Abrazos.

Darth Croxus dijo...

En lo perosonal, no quiero llegar a esa etapa.

Carlos dijo...

...una pregunta Kodama.

Si Dios no quiera tienes un accidente que te deje incapacitada para valerte por ti misma antes de llegar a viejita, querrías igual que te lleve Dios?

Te lo pregunto porque es un caso que me toca muy de cerca.

Saludos.-

Kodama San dijo...

Carlos: Chuta, de ley, digo, me desespera completamente la idea de producir lástima o molestia, sea de quién sea, bueno, claro que también digo esas cosas porque no tengo hijos pequeños, ahora, si los tuviera, no quisiera perderme el verlos crecer, y sin embargo, también sería horrible que se acuerden de mí en cualquier estado de incapacidad... chuta, es una pregunta difícil de contestar...

Kodama San dijo...

Carlos: O, será solamente la sensación de sentir lástima por mí misma? no, definitivamente no sé qué contestarte, digo, cuando uno es joven tiene la vida por delante y como que tiene más coraje para enfrentar las cosas, además el ser humano se acostumbra a todo, y, si cuento con el apoyo de mi esposo, o de alguien muy allegado, quizás debería dejar de sentir todas esas cosas y simplemente seguir adelante; ya de viejita, es como que hubiera vivido de todo, así que como quien dice "no queda más para qué vivir". La juventud, sea como sea, se hizo para aprender, para estar presente y no huir de las adversidades... eso creo, no? jeje.